Inició el Coloquio Arreolino con el testimonio de la poeta Elsa Cross

El trabajo de Juan José Arreola como tallerista “fue una labor fundacional en la literatura mexicana de mediados del siglo XX”, aseguró Orso Arreola, durante la inauguración del XIII Coloquio Arreolino, que organiza la Secretaría de Cultura de Jalisco a través de la Jefatura de Lengua y Literatura y que por la contingencia sanitaria por COVID-19 inició de manera virtual la mañana del lunes 21 de septiembre, en el marco del 102 aniversario del natalicio del escritor jalisciense.

El arranque de las actividades estuvo a cargo de la poeta Elsa Cross, quien impartió la conferencia magistral “Mester de Arreolería”, y a quien el propio Orso Arreola, hijo del escritor y Coordinador de la Casa Taller Juan José Arreola, dijo recordar en los talleres de su padre durante la primera mitad de la década de los 60 en la Ciudad de México. 
 
“Mester”, destacó Arreola “fue el taller más difundido y conocido en el que asistieron 50 escritores que acompañaron a Elsa Cross, como Elva Macías, José Carlos Becerra, José Agustín, Hugo Hiriart y como resultado de ese taller se editaba mensualmente la revista Mester en la que participó toda una generación (…) todo el trabajo editorial de Arreola está íntimamente ligado a la creación literaria, era un editor comprometido que trabajaba en vivo con cada uno de los escritores”. 
 
Por su parte la poeta Elsa Cross destacó el que este encuentro se pueda llevar a cabo de manera virtual, a pesar de la pandemia por COVID-19, lo que fue una sorpresa muy grata. Posteriormente dio lectura al texto “Mester de Arreolería”, donde narra en primera persona el espectro formativo de los talleres del autor de Confabulario. 
 
En su texto Elsa Cross recordó, entre otras cosas, cómo su vida cambió al conocer a un grupo de escritores que participaban en un taller de Juan José Arreola, al que fue invitada para descubrir en el escritor “muchas virtudes de maestro, un oído extraordinario para el lenguaje, mucha intuición, perspicacia, una cultura literaria muy basta y refinada, respeto hacia los trabajos de los participantes en el taller y una total antipatía por las preceptivas y las teorías literarias”. 
 
Finalmente, la poeta describió a los talleres como “esas sesiones brillantes, divertidas, que eran en sí mismas y por varias razones, las manifestaciones del puro amor al arte”. Agregó que “muchos de nosotros aprendimos literatura no oyendo a Arreola comentar nuestros textos, sino conversando sobre cualquier cosa (…) su extrema sensibilidad lo hacía contagiar su deleite, su zozobra, su temor casi supersticioso ante determinadas palabras como si fueran conjuros”. 
 
El XIII Coloquio Arreolino continuará a través de los canales digitales de la Secretaría de Cultura, hasta el 23 de septiembre y el programa se puede consultar en Facebook @CulturaJalisco o en la página: www.cultura.jalisco.gob.mx

Referencias: 
Publicado por: oscar.gomez
Fecha de actualización: 21 de Septiembre de 2020 - 05:28 PM