El Manneken Pis de Bruselas viste nuevamente un atuendo wixárika



Para honrar la fuerza cultural de los pueblos indígenas, este 15 de septiembre el Manneken Pis, emblema de Bruselas, portó nuevamente su vestimenta wixárika.

El Manneken Pis de Bruselas lució hoy como hace un año un atuendo tradicional de este pueblo originario. La escultura es uno de los símbolos más representativos de Bruselas, capital de la Unión Europea y fue creada en 1388. Está ubicada entre las calles L’Etuve y Chene de esta ciudad. 
 
El monumento de poco más de 50 centímetros, y que atrae a miles de turistas, usó sombrero de palma, morral, huaraches y un traje de manta bordado con motivos que conmemoran la infancia y la cosmología wixárika.  
 
El traje fue elaborado por bordadoras de San Andrés Cohamiata a quienes la Secretaría de Cultura de Jalisco les encomendó esta tarea, para luego entregar el conjunto de piezas del atuendo al Gobierno de Bélgica. 
 
El Gobierno del Estado por medio de la Secretaría de Cultura de Jalisco refuerza nuestra identidad y nuestra diversidad, y junto con la Embajada de México en Bélgica, dejan claro que la cultura cruza fronteras. 
 
El Manneken Pis, el Pequeño Hombre que Orina o Niño Meón, tiene una colección de 1000 vestimentas que ha reunido gracias a colaboraciones de distintos países desde 1698. 
 
Jalisco aportó esta pieza que forma parte de otros trajes que México le ha cedido, como el traje de charro, de volador de Papantla y el traje de jaguar. 
 
En la ciudad, existe una emblemática fuente llamada “De los niños traviesos” o “De los niños meones” de Miguel Miramontes Carmona, que representa la alegría de la infancia. Está ubicada junto al Rincón del Diablo, callejón conocido así por una leyenda misteriosa. 
 
En Jalisco estamos orgullosos de los patrimonios vivos de nuestro estado, cuyas tradiciones y diversidad son un ejemplo de México para el mundo. 

Publicado por: oscar.gomez
Fecha de actualización: 15 de Septiembre de 2020 - 04:40 PM