María Izquierdo



Nació en San Juan de los Lagos, Jalisco, en 1902. De su ciudad natal absorbió los colores y costumbres que la caracterizarían a lo largo de su vida y que plasmaría en la mayor parte de su obra.
En 1927 ingresó a la Academia de San Carlos, donde estudio un año. Tuvo por maestros a Germán Gedovius y a Manuel Toussaint, pero la influencia más profunda la recibió de Rufino Tamayo. Realizo su primera exposición en 1929, apoyada por Diego Rivera, quien hizo los comentarios escritos para presentarla.
Artista plástica jalisciense que el tiempo ha colocado junto con Frida Khalo en la cúspide de la pintura femenil mexicana. Formó parte de diferentes movimientos pictóricos y fue rechazada por otros.
Su abundante producción esta compuesta por óleos, acuarelas, dibujos, xilografías y aguafuertes. Expuso en los más importantes museos y galerías de México, Nueva York, Buffalo, Hollywood, San Francisco, Santiago de Chile, Guatemala, Panamá, Brasil, Lima, La paz, Río de Janeiro, Bombay, París y Tokio.
En 1964, Año de las Artes Plásticas de Jalisco, fue la única mujer cuyo nombre quedo inscrito junto al de otros 17 artistas en el muro del monumento a José Clemente Orozco en la ciudad de Guadalajara.
En 1948 padeció un ataque de hemiplejía que le paralizó la mitad de su cuerpo. Sólo su determinación y voluntad la hicieron volver a pintar, pero lamentablemente sin alcanzar su antiguo nivel. Murió en la Ciudad de México en 1955.
 

Publicado por: alejandra.zea
Fecha de actualización: 03 de Octubre de 2013 - 12:24 PM