Origen de la Secretaría de Cultura de Jalisco



La Secretaría de Cultura de Jalisco fue creada el 20 de agosto de 1992 con el propósito de reorganizar la participación del Gobierno del Estado en materia cultural, a fin de aprovechar mejor los recursos disponibles y evitar la duplicidad y dispersión de esfuerzos.
 
Esta dependencia no fue concebida como un simple generador de actividades artísticas y culturales, pues, sin renunciar a esta obligación, su diseño pretende proteger, incrementar y difundir acervos y colecciones patrimoniales, así como estimular y facilitar los esfuerzos de promoción cultural surgidos en la sociedad.
 
Así, la Secretaría de Cultura de Jalisco logró consolidarse tanto internamente como con la sociedad jalisciense y el conjunto de organizaciones públicas y privadas, estatales y federales, con las que esta dependencia ha interactuado para la generación realización de diversos proyectos culturales.
 
Un par de ejemplos de lo anterior es el caso del Circuito Cultural Centro-Occidente, en el que nuestro estado participa en numerosos proyectos junto con Aguascalientes, Zacatecas, Querétaro, Michoacán, Guanajuato, Colima, San Luis Potosí y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.
 
Otro ejemplo es la creación del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Jalisco, el cual fue fruto de la estrecha coordinación entre el gobierno estatal y federal, y que ha dado sustento a proyectos en el campo de las bibliotecas públicas, radio, televisión, danza, teatro, música, artes plásticas, arquitectura y literatura.
 
Otra de las tareas asignadas a la Secretaría de Cultura de Jalisco fue la de la conservación y preservación del patrimonio artístico e histórico, en casos como el Teatro Degollado, el Canal 7, un par de radiodifusoras en Guadalajara (XEJB AM  y FM) y dos más en Puerto Vallarta (XEJLV AM y FM), la Orquesta Filarmónica de Jalisco, el Coro del Estado, la Red Estatal de Bibliotecas Públicas y el Instituto Cultural Cabañas, entre otras.
 
Antecedentes de la Secretaría de Cultura
 
Con la creación del Departamento de Bellas Artes de Jalisco (DBA), el 5 de junio de 1971, se lograron reunir dentro de un solo organismo todos los esfuerzos que el Gobierno del Estado venía realizando en el área de la promoción y difusión de las manifestaciones artísticas e intelectuales.
 
Esta decisión de coherencia  se mantuvo durante un periodo de poco más de seis años y se rompió  al crearse, el 7 de julio de 1997, el Fondo Nacional para Actividades Sociales y Culturales (FONAPAS), dependiente del DIF y creado para "promover el desarrollo de la cultura en todos sus órdenes en el estado de Jalisco" (decreto 9578, Art. 2,VI).
 
Ese mismo año se abrió otro frente con la Unidad Editorial (UNED), organismo dependiente de la Secretaría General de Gobierno. Dos años después, y luego de ocho años de venir siendo manejada por el DBA, la radiodifusora XEJB pasó a depender del Departamento de Prensa y Difusión. Al año siguiente en 1980, se creó el Instituto Cultural Cabañas (ICC) “como un organismo público descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propios que tendrá a su cargo principalmente promover actividades culturales y de difusión de las bellas artes, así como las actividades educativas que determine el Consejo Directivo” (Decreto 10351 Art. 1).
 
En agosto de 1986, el Departamento de Educación Pública (DEP) comenzó a organizar exposiciones, recitales y otro tipo de actividades relacionadas con la cultura, por lo que un año después el DEP comenzó a manejar la estación radiofónica XEJB. Este mismo año surge la Orquesta Filarmónica de Jalisco tras la desaparición de la Orquesta Sinfónica de Jalisco, por lo que en 1989 la duplicidad y dispersión de esfuerzos era un hecho constatable, ya que cinco organismos y dependencias del Gobierno del Estado tenían facultades legales para la promoción y difusión de los valores artísticos e intelectuales: ICC, DBA, DEP, UNED y la OFJ.
 
Fue en este año cuando el Congreso de Jalisco aprobó una nueva Ley Orgánica del Poder Ejecutivo de Jalisco, que entró en vigencia el 1° de marzo de 1989, mediante la cual se creó la Secretaría de Educación y Cultura (SEC) “responsable de dar cumplimiento a las obligaciones del Estado en materia de educación y de fomentar la cultura y las artes” (Art. 35), y entre cuyas funciones se hallaba la de “formular y ejecutar la política de desarrollo educativo y cultural del Gobierno del Estado” (Art. 35, I).
Para ello, la ley otorgaba a la SEC el manejo del Departamento de Bellas Artes y la XEJB y establecía que la propia Secretaría se encargaría de coordinar, “antes de su reestructuración definitiva”, entidades como el Instituto Cultural Cabañas y la Orquesta Filarmónica de Jalisco. En otras palabras, sólo quedaba fuera del ámbito de su competencia la Unidad Editorial, que seguía dependiendo de la Secretaría General de Gobierno.
 
En los primeros meses de 1989 se creó, mediante el acuerdo del Ejecutivo estatal, el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (CECA), órgano que, al igual que su modelo el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, fue establecido para “mantener permanente diálogo en la materia (cultural) entre las autoridades y la comunidad artística e intelectual en particular, así como la sociedad en general” (Capítulo VIII, Art. 59).
 
No fue hasta junio de 1992 que fueron puestas a consideración del Congreso del Estado cuatro iniciativas de decretos en las que se establecía la ya inaplazable necesidad de independizar la Secretaría de Cultura de la entonces Secretaría de Educación y Cultura con base en un objetivo central a saber: rescatar del mejor modo posible la unidad de mando perdida desde hacía muchos años, a fin de obtener mayor eficacia y coordinación en todo lo que el Ejecutivo del Estado hacía sobre la materia y poder delinear un proyecto estatal que regulara recursos y respondiera a las necesidades de la sociedad jalisciense. Esto impediría que se siguieran permitiendo duplicidades e indefinición de atribuciones y funciones entre los distintos organismos encargados de la promoción cultural.
 
De esta manera, los días 20 y 22 de agosto de 1992 aparecieron publicados en el periódico oficial El Estado de Jalisco en el decreto No. 14780 y el No. 14786, las nuevas disposiciones aprobadas por el Congreso, que derivaron en tres puntos principales:
a) La creación de la Secretaría de Cultura del Estado de Jalisco.
b) La reasignación de atribuciones a las instituciones públicas relacionadas con el quehacer cultural del estado
c) La desaparición orgánica en algunos casos y el reagrupamiento, en otros, en torno a la nueva Secretaría.
 
Debido a las anteriores reformas, las instituciones que se unificaron en torno a la Secretaría de Cultura fueron: el Departamento de Bellas Artes del Estado; el Sistema Jalisciense de Radio y Televisión; la Unidad Editorial del Estado y la Red Estatal de Bibliotecas Públicas. Como organismos descentralizados de la misma Secretaría quedaron la Orquesta Filarmónica de Jalisco, el Instituto Jalisciense de Antropología e Historia, el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes y el Instituto Cultural Cabañas.

Tipo de acervo: 
Documentos
E-mail informes: 
ccomunic@jalisco.gob.mx
Publicado por: marcela.lopez
Fecha de actualización: 20 de Septiembre de 2013 - 08:50 AM