Alfredo Ramón Placencia Jáuregui



Alfredo Placencia es uno de los poetas mas personales y valiosos de la lírica mexicana del siglo XX, nació en Jalostotitlán, Jalisco, el 15 de septiembre de 1875. Estudió en el Seminario Conciliar de San José aquí en Guadalajara, de 1887 a 1899, tiempo en el que además vendió periódicos en el jardín del Carmen.Ordenado sacerdote en 1899, ejerció su ministerio en pequeños pueblos de la diócesis de Guadalajara, oficiando su primera misa en Ocotlán. En sus 30 años de sacerdocio estuvo en 20 lugares diferentes. Fueron pocas y de menor cuantía las satisfacciones que obtuvo en su apostolado y abundantes y profundas las decepciones, entre ellas dos destierros, uno a Long Beach, California, en donde ofrecía servicios religiosos a la población hispana y el otro a El Salvador, de donde regresó en hasta 1929, producto ambos de sus discrepancias con sus superiores. Aunque fue contemporáneo de la Revolución Mexicana y la sufrió en carne propia (su hermano murió en la lucha), se mantuvo al margen (pero no en sus poemas) en una conducta que repitió cuando la rebelión cristera, incluso fuera del país. Su vid careció de honores, altos cargos y hechos sobresalientes.
Más poeta que sacerdote, el padre Plascencia, vivió su vida en un ir y venir constante que se refleja en toda su obra poética. Como lo definen algunos estudiosos, su vida fue azarosa y errabunda, inconstante, inestable "era el soñador de lo imposible de lo lejano". Los 260 poemas que escribió dan cuenta de ello; es una producción que lo mismo es popular que para intelectuales; que lo mismo llega a los sentidos que a los más profundos sentimientos, que ofrece imágenes y conceptos, que es sencilla y complicada. Fue rica en cambio, en vivencias y experiencias, las que transmuto en verdadera y dolorida poesía. En tres libros, publicados en 1924: El libro de Dios, El paso del dolor y Del cuartel y del claustro, ofrece una visión del mundo, del hombre (en numerosas ocasiones de sí mismo), de la vida y de Dios, insólita en la poesía mexicana. Se afirma con frecuencia que es un poeta religioso, que en ciertos momentos alcanza el rango de místico, pero se olvida al referirse a el, que es un poeta existencial, que lo mismo habla con Dios de tu a tu, que consigna el dolor del hombre por el solo hecho de ser hombre. Poeta religioso si, pero de una religiosidad distinta de la habitual, nacida de una sinceridad exacerbada y escrita en un estilo (coloquial, desenfadado, propenso a los altibajos) innovador en su momento. Muere en Guadalajara el 20 de mayo de 1930

Fuente: 
Álvarez, José Rogelio (director), Enciclopedia de México, México; Enciclopedia de México, S.A., 1978, T. 10, p. 328. Periódico El Informador, Suplemento especial del día 18 de mayo 1993.
Publicado por: alejandra.zea
Fecha de actualización: 22 de Octubre de 2014 - 03:00 PM